Dos adjetivos que, por el bien de toda sociedad que se precie como tal, deberían ir unidos y de la mano, viven separados y a gran distancia uno del otro, por obra y gracia de buena parte de los dirigentes mundiales.

 

Hace unos meses éramos testigos de uno de los últimos ejemplos de esta sinrazón. Un inmigrante mexicano sin documentos, un inmigrante considerado ilegal por las leyes estadounidenses, era expulsado de Estados Unidos, a pesar de haber demostrado con creces su adaptación al que soñaba con que fuese su nuevo país, una adaptación que más quisieran para sí la gran parte de los ciudadanos de esta potencia armamentística.

 

Jesús Manuel Córdova, de 26 años y padre de cuatro hijos, caminaba por el desierto de Arizona y, después de dos días de esfuerzo, se encontraba a dos horas de su destino final. Podría asegurarse que ya había logrado su objetivo de entrar sin documentación en los Estados Unidos burlando los controles de la policía fronteriza.

 

Pero a Jesús Manuel le aguardaba un obstáculo imprevisto; ése que hace enfrentarse de manera dura a la cabeza frente al corazón.

Leer más...

Sin duda, la elección de Rosa Díez como diputada es la mejor y mayor bocanada de aire fresco para la democracia española nacida de la Constitución de 1978.

Rosa Díez, con su hondo reformismo, abre una brecha en la ranciedad política que nos invade. Ahora Rosa Díez, sin embargo, tiene que afrontar la tarea de delimitar el espacio de su partido, pasar de la protesta a la propuesta.

Cuando sus problemas en el PSOE entraron en una vía de difícil solución, se le ofrecieron las listas de Falange Auténtica como soporte para su quehacer político, aunque evidentemente Rosa Díez no pertenece a lo que llamamos falangismo democrático, si bien posiblemente se la pueda considerar como lo más cercano a los planteamientos de FA.

Rosa Díez y su partido UPyD no son falangistas democráticos porque su programa socioeconómico no pasa de un tímida socialdemocracia que renuncia a indagar en las causas profundas de la actual situación de infelicidad que, por motivos laborales o profesionales, afecta a millones de personas en España y en el mundo. Cuestionar el capitalismo puede ser políticamente incorrecto pero sigue siendo una alta tarea moral.

Rosa Díez y su partido UPyD no son falangistas democráticos porque su proyecto de regeneración de la democracia se limita a una loable propuesta de cambiar la Ley Electoral y reformar los mecanismos de elección del Consejo General del Poder Judicial, propósitos ambos tan necesarios como insuficientes si lo que se pretende es iniciar una profunda penetración de la democracia en todos los ámbitos de la vida, consiguiendo que no solamente sea un mecanismo de elección sino también el modo de participar en las cuestiones con nos afectan.

Leer más...

Pierde lo público, pierde la educación, perdemos todos.

La política educativa de la Comunidad de Madrid presidida por la "lideresa del sector liberal del dividido Partido Popular, está alcanzando niveles peligrosamente amenazadores para el sector público.

Vamos a centrarnos en el ámbito de la enseñanza pública madrileña y dejaremos para posteriores ocasiones la política sanitaria de esta comunidad que está generando la movilización indignada de amplios sectores sociales.

Uno de las etapas educativas donde se está haciendo  patente el afán privatizador de Esperanza Aguirre y su gobierno es la de Educación Infantil. Prueba de ello son el  Decreto de Requisitos Mínimos de los centros del primer ciclo de la Educación Infantil y el Decreto de Enseñanzas de la etapa 0-6 para la Comunidad de Madrid.

Leer más...

¿Qué pasa para que cuando la crisis amenaza, todavía tengamos que escuchar a más de uno clamar al estado para que los sectores económicos afectados más directamente, en este caso el inmobiliario, reciban ayuda para ser reflotados?

 

Adalides del liberalismo en los tiempos del pelotazo y de la especulación, demasiados grandes empresarios se acuerdan de que forman parte de una comunidad organizada y con un estado protector, cuando ven que sus cuentas de resultados empiezan a darles serios disgustos.

Leer más...

Sin ánimo de entrar en casas ajenas, cada uno tiene lo que se merece.

Cuando los partidos políticos mayoritarios de este país se han convertido en  verdaderas maquinarias burocráticas cuyo único fin es el poder, cuando sus  discursos y actitudes están totalmente alejados de los valores que dicen  defender, cuando la actividad política se ha convertido en una profesión a  la que acuden los desaprensivos que pretenden servirse de la comunidad  y no  servirla con vocación ciudadana, pues pasan esas cosas.

Ya ocurrió en el PSOE en 1998 con aquello de las primarias. Cuando Josep  Borrell, contra todo pronóstico y alguna zancadilla, derrotó al candidato  del aparato del partido, Joaquín Almunia, para ser el cabeza de lista en las  elecciones generales y luego se vio obligado a renunciar por una turbia  maniobra orquestada desde el Grupo PRISA que contribuyó a la mayoría absoluta de José-María Aznar.



Leer más...

Falange Auténtica se expresa a través de sus comunicados y campañas y de los editoriales de esta web. La organización no hace necesariamente suyas las opiniones vertidas en los artículos firmados.

Solidaridad con Argentina