El falangismo democrático ha obtenido cerca de dos mil votos en las elecciones europeas de este año.

No es demasiado, pero es lo suficiente para no desfallecer, porque esos votos son los únicos que apuestan en España de manera inequivoca por un falangismo refundado, creible y con pulso. El nuestro es un voto joven, atrevido y moderno, tanto como el ombligo al descubierto que se ha convertido en uno de nuestros símbolos más audaces.

 

Leer más...

Es frecuente oír entre los forofos de los programas políticos que los falangistas no lo tenemos. "¿Qué vais a hacer si por milagrosa coyuntura estuvierais al frente de las más altas responsabilidades?". Nosotros, los de F.A., los representantes del falangismo democrático, hacemos oídos sordos, porque sabemos que mucho más importante que el programa es el sentido, y esto lo tenemos bien cogido. Sabemos cuál es el norte, el talante y los talentos nos sobran.

Tenemos una Declaración de Principios tan clara como el agua, mucho más que cualquiera de esos panfletillos generalistas que se gastan ahora en los grandes partidos a derecha e izquierda.

Leer más...

Nació el Nacionalsincalismo con la intención de integrar al proletariado en un gran proyecto nacional. Ése es el sentido genuino e inicial de esta ideologia: hacer partícipe en el proyecto de la patria a las masas trabajadoras; resolver el problema de la justicia sin necesidad de arrollar los valores de la cultura y el espíritu, como amenazaba el marxismo.

Leer más...

El glamouroso reportaje de las ministras en la revista “Vogue” es, incuestionablemente, un error de imagen, una actuación a la que no se encuentra sentido desde ningún punto de vista que se la quiera abordar.

Los medios de comunicación lo han convertido en una serpiente de verano, a falta de noticias más jugosas que echarse a la boca. Y sus adversarios políticos han aprovechado, como era previsible, esta torpeza que les servían en bandeja.

Leer más...

Falange Auténtica se expresa a través de sus comunicados y campañas y de los editoriales de esta web. La organización no hace necesariamente suyas las opiniones vertidas en los artículos firmados.

Solidaridad con Argentina