Esta frase nos sirve para entender la relación entre la voracidad fiscal del Estado en manos de los PARTIDOS POLÍTICOS, y la paulatina y progresiva pérdida de los DERECHOS LABORALES DE LOS TRABAJADORES.

El Estado, en una incesante acción por llevarse cada vez más LECHE DE LA VACA, lo que está provocando es que los que trabajan en la vaquería cada día tengan MENOS LECHE con la que negociar con al dueño de la vaquería.

La Leche que se lleva el ESTADO es una parte importante. Sólo en seguridad social se lleva entre el 32% y el 39% Luego hay que añadir impuesto de Sociedades, IRPF, IVA (que no es neutro como se dice, porque tiene como mínimo un coste financiero), impuestos sobre la energía eléctrica sobre los combustibles, IBI, impuestos de rodaje...

Y eso que se lleva el Estado es imposible que sirva para ser negociado al dueño de la vaquería por los trabajadores, para mejorar sus sueldos y todas las condiciones laborales, sencillamente porque ya no lo tiene.

Y así de esta manera, cuando el Estado sube impuestos, aunque tú no lo veas, aunque te lo oculten, lo que está ocurriendo es que para que el equilibrio de la viabilidad económica de la vaquería se recupere, en términos generales, cada CÁNTARA MÁS DE LECHE que el Estado le vaya quitando al dueño de la vaquería, será una disminución futura de los salarios y un aumento de la precariedad en las condiciones laborales como trabajar más tiempo por el mismo salario.

Desde esta realidad, se ve perfectamente el engaño demagógico y pernicioso de la subida de más de un 40% de los costes laborales en 4 años, cuando la LECHE cada día, no es que valga más, es que vale menos. Y estas subidas por Decreto sin bajar los impuestos, que seria la forma en que el Estado devuelva a los productores una parte de la LECHE que se venía quedando, y así mejorar los márgenes con los que negociar las condiciones laborales de su personal. Y por parte del personal, tener la posibilidad de poder reclamar una parte de esas CÁNTARAS que antes tenía el Estado y al bajar los impuestos las tiene el dueño de la vaquería.

Desde esta realidad, se observa la mentira demagógica sobre la reforma laboral. Porque llega un momento en que recobrar los DERECHOS LABORALES no puede ir sólo. Tiene que ir acompañado de la devolución al productor de excesivas CÁNTARAS DE LECHES que se queda el ESTADO. Por eso es una falsedad las posturas de quienes se nos presentan como defensores de nuestros derechos laborales y a la vez gestionan el Estado gastando más de lo que se puede producir. Y pretenden que el dueño de la vaquería además de darle más CÁNTARAS AL ESTADO, mejore las condiciones de trabajo de sus empleados. Y todo sin SABER CUÁNTA LECHE DA LA VACA, y sin saber que muchas veces y en estos días está pasando, que al dueño de la vaquería le cuesta más producir un litro de leche, que el precio que le pagan por ella.

Y desde esta realidad también se comprende, no sólo la falsedad sino la perversión de la gestión política del EMPLEO. Hoy tenemos más empleo PÚBLICO que PRIVADO. Es decir, cada vez hay menos vacas dando leche y el Estado quiere más.

Y en esto, sin ir a la universidad, se adivina que tiene un punto de colapso matemático, porque la VACA DA LA LECHE QUE DA... Y NO MÁS.

Nosotros los falangistas no aspiramos a un Estado que devore al mundo del trabajo, gastando como los hijos malcriados. Queremos que ese Estado enseñe y ayude a los trabajadores de la vaquería a ser los propietarios de todas las CÁNTARAS DE LECHE, siendo los dueños de los resultados de su trabajo. Y que la Hacienda pública se quede con lo necesario para dar leche a los impedidos que no puedan trabajar, y mantener el correcto funcionamiento de los servicios públicos y nuestra seguridad.

Juan Fco. González

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS