Jorge Arnaldo Hernando es un síntoma de los nuevos tiempos que vive nuestra España. Muerto en guerra ajena, bajo bandera de una coalición internacional, cumpliendo compromisos políticos de nuestro Gobierno, no es ahora el momento de fijarse en la conveniencia de mantener o no las tropas españolas en Afganistán, sino de analizar, apasionadamente, por qué no, la presencia y muerte de este soldado profesional en un carro de combate español con la bandera de la BRIPAC.

Leer más...

Acceder a una vivienda es el mayor problema para la juventud española.

 

La mayor parte de las familias se ven obligadas a tener que dedicar al pago de la hipoteca o alquiler de una vivienda buena parte de los ingresos obtenidos por ambos cónyuges en su trabajo.

 

La especulación inmobiliaria se ha convertido en el único recurso de inversión para muchas familias españolas, pero es casi imposible especular con la propia vivienda.

La carga impositiva que todos los estamentos del Estado –Administraciones central, autonómica y local- hacen de la vivienda, de su construcción y venta constituye uno de los principales ingresos con que rellenan sus arcas en demasiadas ocasiones maltrechas. Por si fuera poco, los Ayuntamientos utilizan también el suelo –y las plusvalías que genera su recalificación- como importante fuente de financiación.

 

Es hora de decir basta.

 

Porque la vivienda es un derecho constitucional y no un negocio.

 

Porque la vivienda debe ser considerada una necesidad básica de los ciudadanos y ser tratada como tal.

 

Porque de la consecución de un tejido inmobiliario accesible y que cubra las necesidades populares a precios más razonables, se devengará también la liberación de cantidades ingentes de recursos económicos para hacer crecer el consumo en otros muchos sectores económicos del país.

 

Porque la vivienda es requisito imprescindible para que las personas sean libres y puedan desarrollar una vida digna.

Leer más...

Finaliza en este principio de curso político una etapa en la vida de Falange Auténtica. Coincidiendo con el final del mandato de la actual Ejecutiva Nacional del partido, se darán por finalizados los trabajos de la misma y se cederá el control de la organización a sus órganos soberanos, para que sus militantes decidan sobre los objetivos para el próximo periodo y la estrategia para conseguirlos.

 

De los objetivos planteados en el Congreso Constituyente de Falange Auténtica, una gran parte de ellos se ha conseguido, habiendo quedado otros parcialmente cubiertos por una organización que avanza decididamente hacia su definitiva consecución.

 

Nuestra formación política ha conseguido, en estos cuatro años, consolidar un carácter propio y ha sido avalada por el reconocimiento público de ser la Falange que ha heredado los planteamientos de quienes en su día se opusieron a la manipulación y a la fagocitación derechista del movimiento que fundara José Antonio Primo de Rivera. Hablar hoy de Falange Auténtica es referirse a una organización con vida propia y con un discurso diferenciado e identificable. En un panorama político donde la denominación de falangista no es exclusiva de nuestro partido, dicha identificación, por necesaria, formó parte de nuestros objetivos prioritarios. Hoy por hoy, es fácil observar en nuestro grupo características diferenciales que nos convierten en una organización claramente comprometida con su tiempo, con un arraigo cada vez mayor entre colectivos sociales de nuestro país e indisolublemente unida a esa definición que nuestros hechos y nuestros mensajes han hecho cierta: somos la Falange social y democrática.

Leer más...

El 17 de enero de 1996, ETA secuestraba al funcionario de prisiones José Ortega Lara. En esta ocasión parecía claro que el objetivo de la banda terrorista no era una compensación económica que aumentara sus arcas, sino que era otro bien distinto. Y así fue. La directiva de la banda independentista quería presionar al gobierno español para que comenzase inmediatamente un acercamiento o un traslado de los presos etarras a las cárceles del País Vasco.

 

El Gobierno presidido por José María Aznar, con el apoyo de las fuerzas políticas enclavadas por aquel entonces en el Pacto Antiterrorista –entre las que se encontraba el PSOE-, decidió no ceder al chantaje terrorista.

 

Las consecuencias de esa decisión de Estado fueron 532 días de cautiverio para Ortega Lara que, por fin, fue liberado por la Guardia Civil el 30 de junio de 1997. El funcionario de prisiones permaneció todo ese tiempo en un zulo de 7"5 m2, sin ventilación, con escasísima alimentación y con un orinal que, además de para realizar sus necesidades, servía de recipiente para que sus carceleros le sirviesen la ración de agua diaria.

 

Ni qué decir tiene que José Ortega Lara padeció unas secuelas físicas demoledoras que, tal vez, ahora haya podido superar, pero a ellas hay que unir los trastornos que esos más de diecisiete meses de privación de libertad, dejaron y dejarán de por vida en su mente.

 

Durante este periodo de tiempo el Gobierno no cambió de postura y, de no haber sido por la liberación, la decisión de la cúpula etarra era clara: dejarían morir a Ortega Lara por inanición.

 

Tan sólo diez días después del final de este secuestro, el 10 de julio de 1997, ETA secuestraba al concejal del PP en Ermua, Miguel Ángel Blanco Garrido. El objetivo de la banda era el mismo, presionar de nuevo al gobierno para que los presos etarras fueran concentrados en cárceles del País Vasco. Pero, en esta ocasión, le daban otra vuelta de tuerca más: debería ocurrir dentro de las siguientes 48 horas desde el secuestro de Blanco; de lo contrario, sería ejecutado.

 

El Gobierno presidido por José María Aznar, con el apoyo de las fuerzas políticas enclavadas por aquel entonces en el Pacto Antiterrorista –entre las que se encontraba el PSOE-, decidió no ceder al chantaje terrorista.

 

El 12 de junio de 1997, alrededor de las 17:00, visto que el gobierno no modificaba su postura, los asesinos de ETA ataron las manos de Miguel Ángel a la espalda, le llevaron a un monte y le pegaron dos tiros en la cabeza.

Leer más...

El ciudadano argentino Jorge Julio López, que recientemente testificó en juicio contra los militares que en 1976 asesinaron a varios militantes montoneros, ha desaparecido. Se trata del primer desaparecido de la democracia argentina, un suceso que esconde el claro intento de atemorizar y disuadir a todos aquellos que se presten a colaborar con la justicia, para el esclarecimiento y castigo de los crímenes de la dictadura militar. Por ello, la Ejecutiva Nacional de Falange Auténtica ha hecho llegar al país hermano el siguiente comunicado de solidaridad:

"DESDE ESPAÑA, FALANGE AUTÉNTICA EXIGE LA APARICIÓN CON VIDA DEL CIUDADANO ARGENTINO JORGE JULIO LÓPEZ.

 

Al cumplirse un mes de la desaparición del ciudadano argentino Jorge Julio López, queremos enviar un fraternal abrazo y nuestra solidaridad a su familia y a sus compañeros del Movimiento Peronista Auténtico, cuya encomiable labor social muestra a las claras la nobleza de su posicionamiento político.

Desde el otro lado del Atlántico, exigimos al gobierno de la República Argentina que realice todas las gestiones necesarias para la inmediata aparición con vida del trabajador Jorge Julio, víctima de secuestro y tortura durante la nefasta y asesina dictadura militar que asoló el país hermano.

Leer más...