Los objetivos finales se mantienen en el tiempo, las estrategias pueden y deben cambiar de acuerdo a las circunstancias. Y en algunas ocasiones, las medidas concretas que nos parecían adecuadas en el pasado deben también ser superadas y deberemos poner la mira en logros más ambiciosos o simplemente, diferentes.

Siendo el objetivo final irrenunciable la Justicia Social, me viene a la cabeza que los pactos por una jornada laboral de 37.5 horas semanales que Sumar y PSOE han querido destacar estos días pasados, son un tema para el debate político.

Leer más...

Ya está, ya es presidente del gobierno para varios años más un político, habilidoso, con dos caderas, muchas caras y nada de memoria, dispuesto a lo que sea y atrevido a más no poder. Un carácter, el que adorna a Pedro Sánchez, que seguramente podría ser útil en otras circunstancias, por lo desvergonzado y voluntarista que es, pero que ahora está a punto de quebrar España de manera, tal vez irrevocable.

Es fácil acalorarse en contra de Pedro Sánchez y pensar que el PSOE y su secretario general han vendido por un plato de lentejas, nada menos que el estado de derecho. Es fácil, porque es cierto. Pero es preciso buscar la raíz del problema. ¿Por qué puede Pedro Sánchez hacer esto?

Leer más...

Estábamos tentados de no decir nada... Pero disipemos dudas, pequemos de repetitivos y recordemos una vez más lo que proclama nuestra Declaración de Principios:

"Así, pensamos que la pena de muerte, el aborto, la tortura, la explotación, el racismo, la eutanasia activa, la discriminación por razones de creencia, genero, condición u opción sexual, la violencia doméstica, la violencia sexual y determinadas formas de manipulación genética son conductas que atentan, en distintas medidas, contra el derecho de las personas a una vida digna y deben ser definitivamente erradicadas de nuestra sociedad"

Celebramos de hecho, estos días y siempre, cualquier avance en materia de derechos para colectivos que hayan sido discriminados en el pasado o lo sean aún. Contemplaríamos con agrado un futuro escenario donde la opción sexual de cada cual fuera para todos, como lo es para nosotros, una cuestión personal, irrelevante, que en modo alguno debe afectar a los derechos personales de quienes libremente las ejercen. Ni para bien ni para mal.

Leer más...

La Agenda 2030, pretendidamente concebida para la construcción de un futuro sostenible, fue inviable desde su primer minuto. Una quimera moderna, una ensoñación aparentemente utópica muy lejos del alcance real de su principal promotora, las Naciones Unidas. Sólo una ingenuidad patológica o una intención aviesa pueden explicar que el proyecto viera la luz. Que a estas alturas algún dirigente de apellido Borbón, Sánchez o Feijóo luzca todavía el multicolor emblema circular de la cosa en la solapa sólo se explica por la ausencia de un proyecto nacional propio.  

Ingenuidad. Todas las escuelas primarias insisten en el riesgo de futuro que implica nuestra devastadora capacidad de contaminación. En Secundaria se abstrae un poco más la cuestión para concluir que no hay obstáculo mayor para un futuro sostenible que nuestro actual modelo de producción industrial por lo cual, sin la decidida participación del mundo empresarial y financiero, cualquier iniciativa de transformación va a colapsar por la base.

Leer más...

El no construir viviendas sociales, es una bajada real de los salarios a la clase obrera por parte de una clase política, que se ha convertido en una nueva clase social, LA CASTA. Pero también es una estafa a la clase empresarial a la que se le priva mediante los impuestos de una parte de los recursos que ha creado junto a sus obreros, para mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores, o tener mayor solvencia y liquidez para sus empresas.

Curiosamente nunca se mira la gestión de quienes gestionan la mitad de lo que produce una empresa, sino todas las empresas de España. Soy consciente de la falta de conciencia social sobre esto que expongo, entre otras cosas porque se silencia esta realidad porque va contra los intereses de los partidos-empresas de colocación en que se ha convertido la Democracia española.

Cuando un Estado se queda con el 50% de lo que producen empresas y trabajadores (especialmente los pequeños productores, obreros y empresarios) y no atiende los Derechos Básicos, está produciendo una explotación de la clase trabajadora, de tal manera que por ejemplo, cuando no atienden las necesidades de viviendas, esto acaba generando que los obreros tengan que dedicar un gran porcentaje de sueldo, muy por encima del 30%, lo que en realidad viene a ser una pérdida de poder adquisitivo, que en realidad es una bajada de salarios, que no lo provoca el empresario sino los políticos en el poder.

En cambio, esos mismos políticos no han dudado durante 35 años en establecer unos gastos para asegurarse su poder.

Y mientras tanto, esa parte de la izquierda cerril, está anclada en unas relaciones labores de la primera mitad del siglo pasado que nada tienen que ver con las relación laborales, de producción y fiscales en la actualidad, en la que como he dicho, el Estado se queda con la mitad de lo que producimos todos los trabajadores. Y las derechas en silencio y haciendo, en este asunto, lo mismo cuando gobierna.

POR UNA SOCIEDAD DE PERSONAS LIBRES. PIENSA POR TI MISMO

Juan Fco. González

Falange Auténtica se expresa a través de sus comunicados y campañas y de los editoriales de esta web. La organización no hace necesariamente suyas las opiniones vertidas en los artículos firmados.