Por Mendelevio.

Nos encontramos ante una recopilación de lecturas de una larga vida de un hombre culto, honesto y luchador incansable, Ceferino Maestu, referente para generaciones de falangistas. Los que nos comenzamos a militar en los años 80 tuvimos ocasión de oírle en una conferencia en una atiborrada sala de la Universidad Complutense, compartiamos asiento entre el publico jóvenes falangistas universitarios y veteranos divisionarios como Carmelo Acitores… era enorme su capacidad de convocatoria. Ceferino hace un barrido exhaustivo por lo que se ha escrito sobre el nacional sindicalismo y el anarcosindicalismo de la Segunda República hasta la Guerra Civil. Libro de lectura amena, que ayuda a fijar las ideas y tener una visión de estos dos movimientos.

Leer más...

Ahora todos tratan de aparecer como fieles seguidores de la obra poética de Antonio Machado, el “poeta de la ceniza” como decía de él García Lorca, por la enorme cantidad de cigarrillos que consumía. El poeta que avisaba de su muerte en aquellos versos inolvidables que reflejan exactamente su sentimiento ante la vida y la muerte, en la situación por la que atravesaba su España. Una patria que él quería dialogante, libre y avanzada, de la que le costaría salir ante el triunfo irreversible de quienes lo consideraban, en aquellos años, un referente contrario y enemigo, y cruzar la frontera hasta Colliure, Francia, para terminar allí sus días pobre, enfermo y exiliado.

Leer más...

No se ha destacado suficientemente la enorme influencia de la nueva Sociología del Derecho, especialmente la del Sindicalismo solidarista de Durkheim y, sobre todo, de Léon Duguit, en la formación del pensamiento del fundador de la Falange. Salvando la pretensión antimetafísica del pensador francés, que pone en riesgo de ser malinterpretada su negación de los derechos subjetivos, y en contraste con la fundamentación teológica que el líder falangista hace de la libertad y la dignidad de la persona humana, el paralelismo entre las propuestas de uno y otro son evidentes, tal y como pretendo exponer a continuación.

Leer más...

El patrimonio cultural es frágil y sensible a ataques. Si bien en ocasiones se debe a posibles faltas de conocimiento, también frecuentemente se produce de forma deliberada por actuaciones negligentes o, incluso, por desidia de las administraciones públicas que deberían asumir su defensa.

Es por ello que los falangistas democráticos y sociales hemos constituido un grupo de defensa del patrimonio histórico-arqueológico y cultural.

Nuestro compromiso no sólo incluye velar por la correcta gestión, conservación y actuación sobre estos bienes, sino también la labor de concienciar a la población de la importancia del patrimonio histórico y el fomento de la educación desde edades tempranas, clave para preservar los monumentos, de manera que sea la propia Sociedad española la que, no sólo no los destruya, sino que actúe de guardiana y defensora de ese acervo, que a su vez es de vital importancia para las localidades y comarcas donde está enclavado, porque se convierte en un importante recurso, no sólo para conservar y fomentar nuestras tradiciones, sino también de atracción turística y desarrollo económico para muchas zonas de España.

En estos días navideños, nuestro camarada Eduardo López Pascual presentará en sendos actos literarios, primero en la Capital murciana y después en la ciudad de Alicante, su última novela que con el título “La Tristeza del falangista”, quiere reflejar una amarga realidad como es el perverso trato que los falangistas vienen sufriendo por parte de los sectores influyentes de la sociedad española, de sus medios de comunicación y de sus centros de opinión y decisión, que hace prácticamente muy difícil la normal desenvoltura política de cuantos se sienten y consideran afectos a las tesis nacionalsindicalistas, a las ideas de José Antonio Primo de Rivera, o sea a los falangistas.

Eduardo López Pascual, durante una firma de libros

Leer más...