La postura de Falange Auténtica ante el gravísimo problema de convivencia que arrastra el País Vasco y ante la propuesta del Lehendakari Ibarretxe ha sido ampliamente editorializada y desde estas líneas invitamos humildemente a su lectura, al tratarse de un asunto complejo en el que se hace imprescindible la precisión.

Hoy, sin embargo, debemos centrarnos en el escenario político creado tras esta votación y que, no por previsible es menos peligroso.

Leer más...

Ante la elevadísima abstención registrada en las elecciones europeas de junio, desde Falange Auténtica considerábamos entonces que esta actitud ciudadana reflejaba "un descontento palpable por la manera en que se hacen las cosas en la Unión Europea: instituciones alejadas de la gente, decisiones que se toman sin saber muy bien quién las toma y una cámara parlamentaria que viene a ser algo así como un lujoso cementerio de elefantes para políticos fracasados en lides electorales nacionales. "Los ciudadanos europeos –añadíamos en nuestra valoración- han correspondido en esta ocasión a sus políticos con la misma actitud que mantienen habitualmente ellos. Si los burócratas de Bruselas y Estrasburgo deciden y gestionan de espaldas a los ciudadanos, éstos a su vez les han dado la espalda en el único momento que a ellos les interesa: el de emitir el voto que sirve para garantizarles su privilegiado estatus. Observábamos, sin embargo, como, a pesar de ello, "ninguno de los macropartidos establecidos ha hecho autocrítica seria sobre el proceso de construcción europea ni ha abierto una reflexión rigurosa al respecto. Por el contrario, prácticamente al día siguiente, sin ningún recato, ya estaban otra vez negociando un proyecto de Constitución elaborado al margen de la propia ciudadanía europea.

Leer más...

Cuando algunos representantes políticos insistían estos días en que el llamado "Plan Ibarretxe tendría un corto recorrido porque sería rechazado en el Congreso de los Diputados, menospreciaban la inteligencia de los ciudadanos o menospreciaban la inteligencia política del lehendakari.

Juan José Ibarretxe contaba con que el Congreso de los Diputados rechazaría su plan, obviamente. Su presencia en este debate no buscaba convencer a la mayoría de los diputados. Es más: a él le daba absolutamente igual cuál fuera el resultado de la votación, porque ya había declarado, desde un primer momento, su total falta de respeto hacia la misma y su voluntad de seguir adelante con su proyecto en cualquier caso, dijera lo que dijera el parlamento español.


Una de las pancartas colocadas ayer en las entradas de Madrid

Leer más...

Nuevamente el gobierno, a través de las últimas declaraciones del presidente Zapatero y su ministro Moratinos respecto a la ayuda que España enviará para paliar las consecuencias del maremoto en el sudeste asiático, ha pretendido colgarse otra medalla. En esta ocasión la de la Solidaridad. Así nos han presentado la "noticia los corifeos del talante: España es el quinto país en el envío de ayuda humanitaria. Y así lo ha reconocido, sin rubor, el propio Rodríguez Zapatero al afirmar que nuestro país "lidera la Solidaridad. Sin embargo, semejante campaña de auto-bombo y propaganda, a costa de la desgracia ajena, se ha encontrado con la denuncia de las organizaciones no gubernamentales. Parece ser que nuestro gobierno no es tan solidario como dice.

Leer más...

Como sucede después de cada cita con las urnas, los representantes de los partidos mayoritarios nos han obsequiado con su habitual repertorio de lecturas interesadas: una vez más, todos los políticos aseguran haber ganado.

El líder de Izquierda Unida ya nos había mostrado un singular entusiasmo cuando, con cada pérdida progresiva de escaños, se atribuía un correlativo éxito electoral. Ahora ha proclamado que no admite que nadie gestione el voto negativo excepto la coalición a la que representa. Pero quienes hemos manifestado nuestro rechazo al modelo político y económico neoliberal que el tratado consagra constituimos un espectro social amplio y plural, donde sólo unos pocos reconocerían el liderazgo de Llamazares. Y desde luego nosotros no estamos entre ellos.

Leer más...