Las dos Españas hasta sus últimas consecuencias: en este país en el que siempre ha habido que ser, por narices, de Marcial Lalanda o de Joselito, de los carlistas o de los isabelinos, del Madrid o del Barça, de los rojos o de los nacionales, del PP o del PSOE, de la Cope o de la Ser, del vaso medio vacío o del vaso medio lleno, del blanco o del negro, encuentran difícil acomodo el término medio, el razonamiento riguroso o la simple sensatez que se niega a ser etiquetada.

 

Sin embargo, cuando el 11 de marzo de 2004 el mayor atentado de la historia de España nos levantaba a todos con la noticia de casi doscientos muertos, centenares de heridos y un drama para muchísimas familias, pocos podían imaginar, aun con aquellos antecedentes, que los sectarismos llegarían al extremo de acampar también en medio de una tragedia nacional de esas dimensiones.

 

Ha comenzado en estos días el juicio por aquel atentado terrorista y, en vez de encontrar una sociedad, unos partidos y unos medios de comunicación unidos en el rechazo al terror y en la cercanía a las víctimas, unidos en el dolor y en la exigencia de justicia, encuentra también dos bandos: los que quieren que hayan sido los islamistas y los que quieren que haya sido ETA. ¿Cabe mayor disparate?

Leer más...

Los beneficios aplicados por el Gobierno al terrorista José Ignacio de Juana Chaos culminan una cadena de despropósitos, que ha desembocado en esta claudicación del Estado de Derecho ante un sucio chantaje, una decisión que no nos cabe duda de que sentará un gravísimo precedente.

 

Es cierto, como dice Pérez Rubalcaba, que la actual condena no es por sus atroces asesinatos, sino por amenazas. Pero los ciudadanos deberíamos también recordar que De Juana cumplió una condena leve en comparación con los crímenes cometidos, precisamente porque los grandes partidos no cuestionaron durante años una legislación que así lo permitía. También se llegó a esa situación porque el Gobierno de turno, especialmente el del PP (partido que ahora se manifiesta hipócritamente para buscar réditos electorales) le aplicó beneficios penitenciarios que no eran automáticos (igual que benefició y excarceló a otros etarras en situaciones igual de injustas, ante el silencio generalizado). Y, finalmente, también se llegó a tal situación porque ambos gobiernos se cruzaron de brazos ante las evidencias de que De Juana seguía formando parte de banda armada y celebraba los asesinatos de ETA, sin poner a actuar a la policía y al Ministerio Fiscal.

A última hora, en vísperas de su excarcelación, y gracias a la reacción social impulsada por las víctimas, el gobierno del PSOE, por boca de su entonces Ministro de Justicia, López Aguilar, declaró que se iban a poner en marcha nuevas imputaciones fundadas, que impedirían esa salida de prisión. Pero el mismo gobierno que avaló la petición fiscal de 99 años y pidió prisión preventiva, es el que más tarde pidió 3 años y el que ahora le pondrá en libertad con una condena firme. ¿Qué ha pasado entre tanto? ¿Qué pactos se nos ocultan a los ciudadanos?

Leer más...

Mientras los dirigentes de media España despotrican contra los de la otra media. Mientras intentan conseguir que sus odios interesados se reflejen en una igual división de los españoles en dos bandos enfrentados. Mientras se despellejan, en el fondo, tan sólo para saber quién va a ser el siguiente que disfrute del poder para hacer las mismas cosas dentro de unos meses. Mientras esto es lo que sale en los periodicos, miles de ciudadanos han secundado manifestaciones para protestar por un problema que es mucho más real que los que artificialmente engordan los grandes partidos políticos para hacer creer que sus peleas son las unicas cuestiones a las que se deba prestar atención.

Este fin de semana muchos ciudadanos, en su mayor parte jóvenes, han salido a las calles a protestar por la dificultad, muchas veces insuperable, que supone conseguir disponer de una vivienda digna en España.

 

Para disponer de una vivienda, los jóvenes dedican, como media, más del 55 % de su salario al pago de la misma.

 

En esta realidad, que no está ni mucho menos al alcance de todos, es en lo que queda el derecho constitucional a la vivienda digna. Y a la calle han salido muchos a recordarlo. ¿Dónde estaban los grandes partidos políticos? ¿Dónde están las propuestas firmes y razonables para acabar con el gran problema de la vivienda en España? Obviamente los partidos tenían otras cosas que hacer. Sobre todo garantizar, con insultos, crispación o lo que fuera necesario, que el partido contrario perdiera unos cuantos votos para las próximas elecciones.

Leer más...

El deplorable comportamiento de la Fiscalía en el juicio contra Arnaldo Otegi es aún más grave que la decisión adoptada con De Juana, que hace algunas semanas provocaba la incomprensión e irritación ciudadana. El trato de favor a este terrorista aplicaba un beneficio penitenciario permitido por la Ley, aunque políticamente muy discutible por las circunstancias del caso y por adoptarse en el marco de un chantaje público. Pero ahora se trata, simple y llanamente, de saltarse la Ley a la torera y dejar de perseguir un delito, para favorecer al portavoz proetarra. Y, por si fuera poco, con la escenificación, al alimón por parte de Otegi y del Fiscal, de una auténtica burla a la Justicia y a los ciudadanos.

 

Recordemos que Arnaldo Otegi participó activamente en un homenaje público a la terrorista Olaia Kastresana, que había muerto al manipular una bomba con la que pretendía asesinar a personas en la localidad alicantina de Torrevieja. El acto estuvo presidido por una pancarta con el texto: "Del mismo tronco que tú surgiste, nacerán otros. La lucha es el camino. En el acto se sucedieron gritos a favor de ETA, sin que, por descontado, nadie los acallara, sino que fueron aplaudidos y jaleados por todos los intervinientes. Tras portar el féretro de la citada delincuente, Otegi se refirió a ella diciendo que "se nos ha ido, como tantos gudaris de ETA, con la dignidad silenciosa y aludió a que "ya es la generación nacida en el Estatuto la que se adhiere a la lucha armada para expresar su compromiso político, para finalmente pedir "nuestro aplauso más caluroso a todos los gudaris que han caído en esa larga lucha por la autodeterminación.

Leer más...

Ha finalizado una intensa campaña electoral para quienes formamos Falange Auténtica. Con el redoblado esfuerzo personal a que la modestia de nuestros medios nos obligan, hemos llevado a las circunscripciones en las que nos presentamos un mensaje contracorriente que pone el acento en las personas, en los proyectos, en la participación ciudadana. Un mensaje fresco y transgresor frente a los fríos y desgastados clichés con que la mercadotecnica de los grandes partidos nos ha bombardeado estos días.

 

Hemos escuchado, como es costumbre en campaña electoral, muchos despropósitos. Pero, sin duda, la palma se la ha llevado José María Aznar cuando aseguró que todos los votos que no vayan al Partido Popular contribuyen a que ETA esté en las instituciones. Se puede -y a nuestro juicio se debe- criticar la política antiterrorista del actual gobierno, pero de ahí a sostener semejante memez hay un largo trecho. Cuando un votante de a pie elige la lista de Falange Auténtica, o la de los independientes de su pueblo, o incluso la candidatura de sus convecinos que han decidido presentarse bajo las siglas PSOE o IU, no está favoreciendo la presencia de los terroristas –eso es un disparate- sino sencillamente eligiendo los concejales que le parece más conveniente para su localidad.

Leer más...