Seguramente estarán hartos de leer esta fina declaración, ya celebérrima: "A mí la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás. Que se metan a España ya en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando en los campanarios. Que se vayan a cagar a la puta playa con la puta España, que llevo desde que nací con la puta España, y que dejen de tocar los cojones. La pronunció el actor y director teatral Pepe Rubianes en la televisión pública catalana, entre el regocijo del presentador que le rió tan ingeniosa ocurrencia, y los aplausos del público, posiblemente animado por el regidor del programa. En fin, debe de tratarse de esa sutileza e inteligencia características del humor nacionalista, cuya supuesta gracia uno no acaba de pillar por más que ponga voluntad...

 

TV3 pidió disculpas por si alguien se había sentido ofendido (ya saben, si por casualidad algún español que otro se lo ha tomado a mal...). Y no motu proprio, sino cumpliendo indicaciones del Consejo Audiovisual de Cataluña. Pero el actor que profirió tales exabruptos tardó mucho tiempo en empezar, no ya a arrepentirse o a pedir perdón, sino simplemente a intentar justificar lo inexcusable. Y lo hizo de forma escasamente creíble, diciendo que donde dijo digo quería decir Diego, que no se refería a toda España sino a una determinada forma de entender España..., o sea, una riqueza tal de matices que se compadece muy poco con la zafiedad de las inequívocas declaraciones previas.

 

Pero si ciertos personajes andan escasitos incluso de educación, parece que de coherencia tampoco van muy sobrados. Porque la incontinencia verbal y las ofensas a España de este señor se acabaron justo cuando encontró una teta pública de la que chupar subvenciones. Y Rubianes estaba dispuesto a apearse –siquiera temporalmente- de su bravuconería antiespañola, a rendir pleitesía e incluso a bajarse los pantalones, estrenando una obra en un centro llamado precisamente Teatro Español, en la capital de España y sufragada con fondos públicos. El montaje escénico, además, estaba dedicado a Federico García Lorca, un poeta, mira por dónde también español, al que cierta gentuza, en plena coincidencia con este refinado criterio sostenido por Pepe Rubianes, decidió explotarle los huevos a tiros hace setenta años.

Leer más...

Con este sugestivo y sorpresivo título, allá por el año 1984 con la discográfica Dro, el grupo musical vigués Siniestro Total, sacaba a la luz su tercer álbum, lógicamente, en formato LP y en soporte vinilo.

No sé qué pasaría por la cabeza de Julián Hernández y el resto de componentes de la banda cuando decidieron denominar de esta forma su disco y, conociendo los gustos y la idiosincrasia de los chicos de Siniestro, buscándole una razón lógica –por ilógica que pareciese- sería casi imposible acertar.

Leer más...

Dice un viejo y repetido proverbio oriental: Cuando el sabio señala a la luna, el necio mira al dedo.

Activistas de la campaña Pobreza Cero simularon hace algunas semanas, para un spot, el robo del escaño del Presidente Zapatero. Durante días y días los medios han debatido hasta el hartazgo sobre lo adecuado o inadecuado de este montaje audiovisual, sobre la seguridad del Congreso, sobre las colaboraciones recibidas desde los funcionarios de la propia Cámara, e incluso una dirigente de los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas inexplicablemente no encontró mejor tarea que hacerse una foto con Manuel Marín y pedirle público perdón por tamaña osadía.

Leer más...

En nuestro país cada vez se hace más política con las tripas y menos con la cabeza o el corazón. Por ello sucede que muchas de las propuestas hechas de esa manera, más que acreedoras de serena reflexión o crítica, nos provocan asco y repugnancia.

Tal es el sentimiento que a muchos nos produce el anuncio emitido en los medios audiovisuales públicos de Cataluña a instancia de la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas, entidad subvencionada este año con un millón de euros por la Generalitat, en el que se ve a un grupo de niños que juegan al futbol vestidos con las camisetas de varias selecciones nacionales y cuando un nuevo menor quiere unirse al grupo, otro de los que ya jugaba, con aspecto de energúmeno y vestido con la camiseta roja de la selección española, se lo impide.

Leer más...

Somos como rosas en el mar..., pero seguimos adelante. El fin de semana del 21 y 22 de octubre siguió adelante el falangismo democrático.

Cada vez nos sentimos más compenetrados con esta expresión: falangismo democrático. Nos gusta, lo sentimos como la mejor forma de definir lo que queremos. Es lo que queremos proponer al pueblo español.

Lo tenemos muy claro. Algunos nos acusan de ser redundantes: el falangismo es esencialmente democrático. Bien, pero las cosas hay que explicarlas, y nosotros lo hacemos y, además, nos gusta vivir en el siglo XXI.

Leer más...